Hidroterapia

Es la utilización del agua como recurso terapéutico. Muchas de sus propiedades físicas son una verdadera herramienta de trabajo para la kinesiología.

 

El uso del agua para prevenir enfermedades y dolencias, y acelerar los procesos de rehabilitación, no es algo nuevo: antiguas civilizaciones, como la griega o la romana, ya la conocían y utilizaban. Desde entonces, la hidroterapia –que es el empleo externo del agua como vector de acciones físicas (mecánicas o térmicas) ha ido desarrollándose y adquiriendo mayor auge, debido al reconocimiento del agua como verdadero método terapéutico en sus múltiples campos de aplicación, como la rehabilitación ortopédica, reumatológica, neurológica y deportiva, entre otras. 

Uno de los procedimientos que se aplican en los programas de rehabilitación es el ejercicio terapéutico; esto es, la indicación de un movimiento corporal con un formato planificado. Los objetivos son corregir un deterioro articular o muscular, recuperar un déficit funcional, facilitar desplazamientos y promover la flexibilidad articular y el adecuado balance del cuerpo. La clave es que el agua no presenta riesgos de caídas y golpes, lo cual brinda más confianza al paciente.

El hecho de estar en el medio acuático hace que el peso corporal disminuya notablemente y los movimientos sean más lentos y controlados sumado a una temperatura de 34ºC, logrando la relajación y una sensación de bienestar. Y así, aceleramos notablemente los tiempos de rehabilitación, ya que se ven facilitadas la movilidad, la flexibilidad general, el control postural.

En nuestro centro, la hidroterapia se realiza en forma complementaria dentro de los programas de rehabilitación integral, que son personalizados para cada paciente.

 A menudo, los pacientes pueden moverse o caminar en el agua, en situaciones en las que no podrían sin la ayuda de la flotación.

Efectos terapéuticos de la hidroterapia

  • Se ejercita todo el cuerpo
  • Permite concentrarse menos en una zona concreta, por lo tanto se trabaja una región más amplia en  menos tiempo
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Facilita y regula el movimiento
  • Aumenta la resistencia y desarrollo muscular 
  • Alivia del dolor y el espasmo muscular
  • Permite conservar y aumentar rangos articulares
  • Posee un efecto antitrombótico y de disminución de edemas 
  • Facilita la marcha precoz 
  • Favorece la relajación muscular
  • Facilita la mejora en el equilibrio y la coordinación
  • Reduce el consumo de medicamentos y reacciones adversas de los mismos
  • Trae aparejados efectos psicológicos: la terapia en pileta ayuda a mejorar el estado psicológico y emocional de los pacientes. 

 

Como todo tratamiento médico, la hidroterapia también tiene contraindicaciones, algunas absolutas (procesos infecciosos e inflamatorios agudos, heridas abiertas, lesiones cutáneas contagiosas, portación de sondas vesicales o de alimentación, trombosis vascular, entre otras); y otras relativas (incontinencias, patología cardíaca, vascular periférica y respiratorios severos no estabilizadas, patología orgánica descompensada). 

 

Desde post-operatorios, pasando por todas las patologías traumatológicas, la hidroterapia y la natación terapéutica están a la vanguardia de los procesos de recuperación, tanto deportiva como laboralmente.

Av. San Martín 1510 Esq. Arizu (5501)
Godoy Cruz, Mendoza. Argentina
TEL: +54 (261) 424-3424 (ver info)